A las puertas del final de año y en el ecuador de las entrañables fiestas navideñas, es el

momento de descansar y de compartir con la familia y amigos momentos de alegría, de ilusión,

y en definitiva de magia. Copiemos a los niños, que en esto son unos maestros,

y recarguemos nuestras baterías de esa energía positiva tan necesaria para los avatares cotidianos.

imagen Bye, bye 2016, Welcome 2017

Asimismo, suele ser momento de reflexión y de valoración sobre el

año vivido en lo personal y profesional. En este sentido, nada como

preguntarnos "¿Que ha funcionado bien y que podría haber funcionado mejor"?

Sobre todo poniendo el foco en aquello que de una forma consciente

depende de nosotros. Vivimos permanentemente consternándonos por

diferentes hechos, de los cuales de un modo u otro no podemos cambiar, salvo

la actitud con la que los afrontamos (El hombre en busca de sentido - Viktor Frankl).

 

 

imagen Bye, bye 2016, Welcome 2017

Y metidos en esta áurea especial que envuelve la Navidad que mejor

tiempo para dar rienda suelta a nuestros sueños y comenzar a diseñar

nuestras estrategias y planes de acción. Para ello os traslado algunas

herramientas que pueden ayudarnos a operativizar y acercarnos un poco más

a nuestras metas y objetivos.

 

 

imagen Bye, bye 2016, Welcome 2017

1- En primer lugar nuestro DAFO personal. Analicemos nuestras fortalezas internas

y nuestras áreas de mejora. Asimismo, revisemos nuestras amenazas

y nuevas oportunidades que nos brinda este nuevo año.

 

2- En segundo lugar la plantilla ERAC. Dado que seguro nos surgirán

nuevas acciones y actividades que nos ayuden a alcanzar nuestra meta, es

necesario dejar salir antes de entrar. Para ello, constata aquellas

cuestiones que deseas Eliminar, Reducir, Aumentar y Crear. Con un poco

de mimo seguro que das en la diana.

 

3- En tercer lugar debemos someter al filtro SMART nuestro objetivos

para el nuevo año. Recuerda que deben ser eSpecificos, Medibles, Alcanzables,

Realistas y limitados en el Tiempo.

imagen Bye, bye 2016, Welcome 2017

4- Por último, y no menos importante, si ya has tenido la oportunidad

de soñar despierto y tienes en tu bloc de notas diversas ideas que te

gustaría valorar, nada mejor que acertó con el método Walt Disney.

Con el mismo puedes valorar tu idea bajo el rol del soñador (¿Por qué no?), garantizando

con el la creatividad. Posteriormente, somete la idea al filtro realista, preguntándote

¿Cómo? El mismo garantiza la viabilidad de la idea o del proyecto.

Para finalizar tenemos el registro del crítico que nos preguntara ¿que puede

fallar?, y en definitiva nos previene de posibles riesgos. Integrando las

conclusiones obtenidas en esas tres fases construiremos un resultado

 más enriquecedor y potente.

Y tras esto, que más te falta para pasar a la acción y empezar a

construir y hacer realidad todos tus sueños. Y no olvides disfrutar

de la magia de la Navidad.

imagen Bye, bye 2016, Welcome 2017